ABLANDAR ARCILLA SECA

Ablandar arcilla seca

Una vez que el hombre decide dejar la protección que le brindaban las cuevas y se hace sedentario, debe ocupar parte de su quehacer en la construcción de moradas que le permitieran cobijarse de las inclemencias del tiempo.

Probablemente, como se observa en algunas culturas primitivas en las que perviven costumbres ancestrales, estas primeras viviendas no fueran más que cobertizos de poca altura, hechos de ramas y troncos de árboles.

Si bien estas primeras moradas pudieron haber ofrecido amparo contra el sol y fenómenos naturales como la nieve y la lluvia, probablemente nada resultarían insuficientes ante las incursiones y ataques de animales salvajes.

Una manera de evitar estar expuesto a cualquier calamidad generada por cualquier elemento fue buscar protección en viviendas construidas con materiales de mayor fortaleza, entre los que contarían rocas y barro seco.

El mejor barro para construir: la arcilla

De cualquier forma, el hombre primitivo percibe que entre todos los barros a su disposición hay uno en particular que, al mezclarlo con agua y luego dejarlo secar, adquiere la dureza de una roca. Así comienza a usar la arcilla.

Pero en estado natural, no siempre es posible hallar la arcilla convertida en ese maravilloso lodo que puede ser transformado en ladrillos; por lo que la tarea de ablandar arcilla seca se suma a los problemas que el primitivo debe resolver.

Al aire libre, sobre todo bajo la luz del sol, la arcilla se endurece hasta alcanzar un grado de dureza similar al de una roca o al que adquiere cuando se le aplica calor en el horno de trabajo.

En esta situación, es necesario ablandar la arcilla cuando queremos realizar algún tipo de trabajo con ella, sea de construcción o de cerámica, para facilitar su manipulación y poder dar forma al objeto deseado.

Cuando el secado del barro arcilloso se ha producido de manera natural, es decir, bajo la influencia del aire y el calor ambiental, adquiere un endurecimiento que puede ser fácilmente reversible.

Un trozo de arcilla seco puede absorber agua y hacerse manipulable, debido a que este barro es un material poroso. No ocurrirá en minutos o en horas; pero sí en el transcurso de varios días; al final podemos obtener una arcilla utilizable.

¿Cómo ablandar arcilla seca?

Si en alguna ocasión nos hallamos ante una situación en la cual sea necesario ablandar arcilla seca, solo debemos seguir unos sencillos pasos para lograr un material suave, flexible y manejable. Veamos cómo proceder en estos casos:

  • Ablandar arcilla seca para ser trabajada por primera vez:
  • Colocamos nuestra arcilla en un cubo, el cual llenamos con agua, procurando cubrir todo el material seco, que quede totalmente sumergido en el líquido.
  • Dejamos asentar la arcilla por unos dos o tres días. Durante este tiempo, no movemos, revolvemos o sacudimos el agua.
  • Comprobamos el estado de la arcilla después de los dos primeros días. Sabremos que está lista cuando se transforma en una pila de pasta en el fondo del recipiente contenedor.
  • Sacamos la arcilla del cubo y la extendemos sobre un paño de tela preferiblemente gruesa y alisamos la parte superior.
  • Colocamos la arcilla húmeda en un espacio sombreado y aireado, permitiendo que corra el excedente de agua contenido en la pasta.
  • Dejamos secar la arcilla al aire libre por dos días; de ser necesario, damos más tiempo al secado.
  • Monitoreamos varias veces al día para comprobar que la arcilla ha adquirido una consistencia que nos permite utilizarla.
  • Recuperar y reciclar trozos de arcilla ya utilizada:
  • Reunimos los trozos de arcilla ya utilizada, pero no cocida, y los fragmentamos en pequeños pedazos.
  • Colocamos todos los fragmentos en un recipiente y los cubrimos totalmente con agua; de ser preferible, caliente.
  • Dejamos los trozos de arcilla durante toda la noche en el agua, de tal forma que absorban hasta empaparse.
  • Al siguiente día vaciamos el agua sobrante.
  • Amasamos la arcilla ya suficientemente humedecida; formamos una capa gruesa sobre una plancha de escayola.
  • Damos vueltas a la arcilla periódicamente para que el secado sea uniforme.
  • Una vez adquiera la consistencia apropiada, la retiramos de la escayola.
  • Siempre es recomendable reciclar cantidades pequeñas, de tal manera que la tarea no se nos complique.
  • Cuando son cantidades grandes de arcilla, cubrimos con una tela gruesa una carretilla, la que se ha acondicionado con perforaciones; allí colocamos los fragmentos del material.

Ablandar y refinar arcilla natural para usar en cerámica

Es normal que la arcilla, por efecto del calor ambiental, se endurezca cuando pierde humedad. Mientras fabricamos una pieza de barro, la porción que ha quedado expuesta al aire de la habitación donde laboramos se puede secar.

Podemos hacer que ese sobrante de arcilla que se ha resecado y endurecido recupere cualidades, que se haga blando de nuevo; ello es posible con solo agregar los elementos que ha perdido.

Cuando se trata de elaborar un objeto de cerámica, esa arcilla que queremos ablandar la sometemos a un proceso que la libre de impurezas que puede haber cogido en nuestro sitio de trabajo.

Arena, grava, trozos de cerámica ya cocida y cualquier otro material deben ser retirados con el objeto de obtener una arcilla de alta calidad y libre de impurezas que pudieran afectar el resultado final de nuestra labor.

¿Qué pasos seguir?

  • En principio, dejar que la arcilla se seque por completo.
  • Una vez totalmente seca, la dejamos en un cubo y la cubrimos con agua, sin revolver en esta ocasión.
  • Cuando se haya ablandado, revolvemos la arcilla hasta lograr una consistencia blanda, cremosa.
  • Para eliminar impurezas, colamos nuestra mezcla usando una rejilla de alambre.
  • Vertemos la arcilla en un recipiente limpio y esperamos a que se asiente. Una vez que la arcilla forme una pasta en el fondo del recipiente, quitamos el exceso de agua.
  • Extendemos la arcilla en una superficie lisa cubierta con una tela gruesa y esperamos a que seque hasta tener una consistencia manejable.
  • Si no la vamos a usar de inmediato, la guardamos en un recipiente plástico con cierre hermético.

Recomendamos

Ablandar arcilla dura

http://34.73.164.176/ablandar-arcilla-dura/

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.