bizcocho-ablandar

ABLANDAR BIZCOCHO DURO

Ablandar bizcocho duro

Existen diferentes maneras ablandar y recuperar un bizcocho que por alguna razón se ha tornado duro: bien sea por errores en el proceso de su confección; o bien, porque ha transcurrido algo de tiempo desde su elaboración.

El bizcocho casero tiende a endurecerse en un período muy corto de tiempo, razón por la cual debemos hacerlo poco antes de transformarlo en el producto final que deseamos obtener; o bien, consumirlo antes de que se endurezca.

En repostería, el bizcocho es una variedad de masa usada en la confección de tortas, tartas y pasteles de textura suave y esponjosa. Para su elaboración existe una multiplicidad de recetas fáciles y baratas.

Los ingredientes básicos del bizcocho casero son agua, harina de trigo leudante, azúcar blanca, huevos, polvo de hornear y un aromatizante (ralladura de limón, vainilla, anís, canela o ron).

Cómo ablandar bizcocho duro

Se oye decir que en este mundo todo tiene solución; esto es una palpable realidad cuando se trata de ablandar y recuperar un bizcocho que se nos ha puesto duro en el horno o en el transcurrir de los días.

Sea cual sea la razón, hay trucos que nos van a permitir ablandar el bizcocho y darle una vida renovada, aun cuando se haya resecado y se haya tornado áspero, difícil de consumir. 

Almíbar para ablandar bizcochos endurecidos.

Que un bizcocho esté algo duro no es razón para deshacernos de él enviándolo a la basura, sin darle una segunda oportunidad. Un almíbar a base de agua, azúcar y un licor pueden aportar la solución al problema.

  1. Despojamos al bizcocho de su corteza en caso de que esté muy dura y lo cortamos en trozos iguales en tamaño.
  2. Disponemos las porciones en una bandeja.
  3. Preparamos un almíbar acorde con la cantidad de bizcocho para ablandar; en todo caso, necesitaremos de:
  • 1 taza de agua.
  • ½ taza de licor de cereza, naranja, melocotón o durazno (con o sin alcohol; casero o de marca comercial).
  • 2 tazas de azúcar blanca.
  1. En una olla, mezclamos el agua y el azúcar e iniciamos  calentando a fuego bajo, removiendo con una paleta de madera. Ya disuelta el azúcar, subimos la llama.
  2. Si vamos a usar especias aromáticas, se pueden incorporar a la mezcla desde el principio.
  3. El almíbar estará listo para humedecer el bizcocho cuando adquiera un color algo oscuro.
  4. Sin quitar el almíbar del fuego, podemos añadir otros ingredientes y continuamos la cocción, revolviendo siempre la mezcla.
  5. Podemos rallar la cáscara cítricos como naranja, mandarina, pomelo o limón o agregar directamente si se trata de algún tipo de licor.
  1. Retiramos el almíbar de la cocina lo esperamos a que se haya enfriado para rociar el bizcocho.
  2. Usando un atomizador manual, bañamos cada trozo de bizcocho con el almíbar y esperamos a que lo absorba completamente; en este caso, el almíbar que usemos no puede estar muy espeso.
  3. A falta de un atomizador, podemos usar una brocha pastelera para pintar el bizcocho.

Esta es una manera muy sencilla de rescatar un bizcocho duro: luego del baño con el almíbar, se tornara delicado y jugoso y se constituirá en una delicia para grandes y chicos

El alcohol del licor se volatiliza con el calor de la cocción y aunque el bizcocho quede ‘borracho’, no ocurrirá lo mismo con quienes tengan el placer de consumirlo.

Mejor prevenir antes que tener que ablandar el bizcocho

Por errores no deseados, puede ocurrir que al cocinar un bizcocho, este no resulte con la suavidad y la esponjosidad que esperamos que tenga al sacarlo del horno.

Esos mismos errores pueden influir en el hecho de que nuestro bizcocho casero se endurezca antes de tiempo. Pero podemos corregir y obtener magníficos resultados si nos atenemos a las siguientes recomendaciones:

  • Cocerlo de manera correcta es el primer elemento que debemos tener presente si deseamos excelentes y esponjosas bases para tortas. El exceso de cocción genera dureza tanto en el exterior como en el interior del bizcocho.
  • Si hemos cocinado el bizcocho casero como es debido, el segundo factor que debemos considerar es enfriarlo sobre una rejilla, que es la forma correcta de hacerlo, antes de envolverlo o guardarlo en algún sitio.
  • Por último, ya cocido y enfriado el bizcocho, lo que resta es guardarlo en un envase plástico, con cierre hermético; o dejarlo muy bien envuelto en papel film. 

Congelar el bizcocho permite mantenerlo suave

Congelar el bizcocho para prolongar su suavidad durante más tiempo es un truco bastante sencillo y efectivo. Una vez que se ha cocido el bizcocho y se ha dejado enfriar completamente, solo hay que:

  • Guardarlo en un envase plástico con tapa de cierre hermético. De no tenerlo, el bizcocho se puede envolver en papel film; eso sí, hacerlo muy bien para evitar que le penetre humedad.
  • Se lleva al congelador donde se dejará hasta el momento en que necesitemos usarlo.
  • Para recuperar el bizcocho, se retira del refrigerador, se saca del envase o se le quita el papel film y se deja descongelar sobre una rejilla a temperatura ambiente.

Alternativas exquisitas para aprovechar un bizcocho duro

Hay una forma de ablandar el bizcocho y transformarlo en un postre que hará la delicia de todos: se puede desmigajar para preparar un pudin casero; solo tenemos que:

  • Batir 4 huevos y mezclarlos con 50 gramos de azúcar y 650 cc de leche entera.
  • Desmenuzamos el bizcocho y lo sumergimos en la mezcla preparada de antemano.
  • Preparamos un caramelo con agua y azúcar y lo vertemos en un molde, procurando cubrir el fondo y las paredes.
  • Vertemos en el molde caramelizado la mezcla de bizcocho con el resto de los ingredientes.
  • Llevamos al horno en baño de maría por 45 minutos.
  • Sacamos del horno, desmoldamos y dejamos enfriar.

Nunca hay que rendirse ante lo que podríamos llegar a considerar una adversidad. Con solo un poco de imaginación, y muchas ganas, podemos resucitar un bizcocho que por duro ya lo hemos dado por muerto.

Recomendamos

Cómo Ablandar un Queso muy Duro para Rallar

http://34.73.164.176/como-ablandar-un-queso-muy-duro-para-rallar/

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.