Ablandar masilla

Herrer√≠a, cristaler√≠a, carpinter√≠a, alba√Īiler√≠a, fontaner√≠a, latoner√≠a y modelado son artes y oficios tan diversos y sin embargo tienen algo en com√ļn: en alg√ļn momento requieren del uso de masilla.

La masilla es blanda y moldeable; esta textura flexible se debe a su composición que la hace apropiada para los usos a los que se le destina; pero debido a sus ingredientes, se ve afectada por factores que terminan endureciéndola.

El uso o el tipo de labor determinan la composición de la masilla. Generalmente, este material es usado como sellante o como relleno en trabajos manuales y de construcción.

Ablandar masilla es una tarea tan diversa como los tipos de masilla existentes. Por ejemplo, existen masillas para trabajos de alba√Īiler√≠a, carpinter√≠a y ebanister√≠a, cristaler√≠a, latoner√≠a y pintura de autos y fontaner√≠a.

Masilla para renovar paredes

Por ser una de las m√°s comunes haremos especial √©nfasis en la masilla usada por los trabajadores de la alba√Īiler√≠a: su composici√≥n, c√≥mo ablandarla y los cuidados que se deben tener para evitar que se endurezca.

Diversos elementos act√ļan para generar grietas, ranuras o agujeros en las paredes de nuestros hogares: cambios de temperatura, exposici√≥n permanente a la luz solar, falta de una pintura de calidad, el roce constante.

En estos casos, la masilla de alba√Īiler√≠a es ideal para lograr una reparaci√≥n y una restauraci√≥n plenas de cualquier superficie deteriorada en nuestros hogares, d√°ndole un aspecto que la har√° lucir como nueva.

Las tiendas especializadas en la venta de productos de construcción exhiben masillas en polvo, que pueden ser preparadas en el momento y en la cantidad necesaria para el relleno o alisado de cualquier superficie.

La masilla en polvo puede contener hidróxido de calcio, celulosa, caolín, perlita, metilcelulosa y mármol en granos o en polvo. Solo con agregar agua obtendremos la pasta o masilla deseada para realizar nuestra faena.

Existen tambi√©n en estas tiendas masillas ya preparadas que se pueden obtener en envases de diversos tama√Īos y ajustados a los requerimientos del momento: desde tarrinas hasta envases de cuatro galones.

Ablandar masilla para alba√Īiler√≠a

Ablandar la masilla para alba√Īiler√≠a que se ha endurecido no requiere de mayores conocimientos. Ocurre que al perder humedad, el producto comienza a endurecerse.

Entre sus ingredientes, la masilla cuenta con una base l√≠quida que resulta de la combinaci√≥n de agua y resinas solubles; la reposici√≥n de humedad consistir√° en a√Īadirle cierta cantidad de agua para su recuperaci√≥n.

El proceso de suavizar la masilla puede hacerse en el mismo envase en el cual se adquirió. Para ello:

  • En primer lugar, se verifica que la masilla no haya perdido toda su humedad. Las resinas que forman parte del producto, al secarse totalmente, hacen imposible recuperar la porci√≥n que se haya endurecido.
  • Se comienza desmenuzando la masilla endurecida en trozos; podemos utilizar  una esp√°tula o un destornillador plano.
  • Se va agregando peque√Īas cantidades de agua a la vez que se va aplastando la masilla contra las paredes del envase, procurando integrar el l√≠quido.
  • Una vez que hayamos formado una pasta, agregamos un poco m√°s de agua y agitamos hasta homogeneizar la mezcla, procurando lograr el punto √≥ptimo que ten√≠a al comprarla para poder usarla de nuevo.

¬ŅPor qu√© se endurece la masilla?

Al igual que ocurre con las pinturas, la masilla para trabajos de alba√Īiler√≠a requiere de ciertas medidas que eviten que llegue endurecerse. El endurecimiento puede ocurrir en situaciones tales como:

  • Se mantiene destapado el envase mientras se hace uso del producto durante un tiempo muy prolongado.
  • Se ha dejado mal tapado el envase despu√©s de haber usado la masilla.
  • Se ha almacenado manera inadecuada.

¬ŅC√≥mo evitar que se seque o endurezca la masilla?

  • Una primera medida para evitar que nuestra masilla pierda humedad es procurar mantener bien cerrado el envase mientras no la estemos usando.
  • Podemos optar por destapar el envase, echar una cantidad peque√Īa en otro recipiente para trabajar y cerrar bien el envase original.
  • Una vez hemos terminado nuestra labor de restauraci√≥n de una superficie deteriorada, guardar la masilla convenientemente en un lugar apropiado tanto en humedad, como en luz y calor.

¬ŅC√≥mo ablandar otros tipos de masillas?

Pareciera haber un tipo de masilla para cada uso o necesidad; hay masillas que pueden ser aplicadas en cualquier tipo de superficies.

En cristalería, se usa masilla de vidriero para la colocación y fijación de paneles nuevos de cristal en las ventanas o para reemplazar los que se han roto.

La masilla de vidriero consiste en una mezcla de carbonato de plomo y aceite de linaza, a la cual se le agrega un pigmento blanco que le da el color característico.

Es com√ļn ablandar este tipo de masilla con queros√©n, ya que esta sustancia es aceitosa y le permite a la masilla de vidriero recuperar la elasticidad que haya perdido.

En carpintería también se hace uso de masilla la cual generalmente contiene mezclados aserrín o yeso y un pegamento que puede disolverse en agua o con solventes químicos.

Cualquier rajadura o agujero en la madera es perfectamente disimulado al ser rellenado con la masilla, por lo que representa ser un gran aliado para el carpintero o el ebanista.

El agua o el solvente proveen la humedad necesaria para que la masilla se mantenga el√°stica. Cuando la masilla se seca, pierde propiedades, lo que la hace inservible.

Si se disuelve en agua y la masilla no está totalmente seca, se agrega un poco de líquido y se agita con una espátula hasta lograr suavizar la masilla y dejarla en condiciones de ser usada nuevamente.

El mismo procedimiento se aplica si es solvente químico, que se caracteriza por su fuerte olor. En este caso, se usa acetona para ablandar la masilla, siempre y cuando no se haya secado en su totalidad.

En latonería de autos la masilla tradicional era la misma del cristalero, es decir, el mastique. Sin embargo, con la aparición de nuevos materiales para la construcción de las carrocerías, todo ha cambiado.

Hay un sinf√≠n de productos usados en la reparaci√≥n de abolladuras y rasgu√Īos en la carrocer√≠a y todos responden a las mismas indicaciones dadas para el resto de masillas, tapar bien, guardar en sitios apropiados y, en caso de necesidad,  ablandar con solventes.

Recomendamos

Ablandar cutículas

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.