ABLANDAR NARANJA

Delicioso, dulce y refrescante: así suele concebirse el jugo de naranja, compañero ideal en esas tardes en las que nos agobia el calor y el zumo de esta fruta, combinado con mucho hielo, se encarga de mitigarlo.

No siempre fue así. Hasta la Edad Media, la única naranja conocida y comida en Europa era la Citrus aurantium, de sabor amargo; pero desde la India, a través de Portugal, entrarían al continente europeo otras variedades de esta fruta.

El comercio indo-lusitano del siglo XVI trajo consigo a tierras portuguesas la Citrus sinensis y la Citrus reticulata, ambas de dulce sabor, llamadas desde el principio ‘naranja china’ y ‘naranja mandarina’, respectivamente.

Con el pasar del tiempo, la Citrus sinensis pasaría a llamarse solo ‘naranja’, en tanto que la Citrus reticulata adoptaría la denominación de ‘mandarina’, nombres con las que las conocemos en la actualidad.

Ablandar las naranjas para obtener más jugo

Avances en la ciencia, la tecnología y la agricultura han permitido diversificar las variedades de naranjas a través de injertos, cruces y manipulación genética, obteniéndose frutos llenos de jugo y de mucho sabor.

Pero el jugo hay que extraerlo y cuando no contamos con herramientas para hacerlo, debemos recurrir a las más antiguas, nuestras manos. Sin embargo, esta labor se torna en ocasiones difícil y no da los resultados más satisfactorios.

Valiéndonos de algunos sencillos trucos, podemos obtener de nuestros cítricos, bien sea limones, pomelos, limas o naranjas, todo el jugo que celosamente encierran en sus cáscaras y hacer de nuestro desayuno un plato digno de reyes.

  • Primer truco: cortar la naranja en gajos.

Consiste este truco en cortar la fruta por la mitad; pero no como lo hacemos habitualmente, por su ecuador. En este caso, el corte lo haremos verticalmente y cada una de esas mitades las cortaremos a su vez en dos partes.

Quiere decir que obtendremos cuatro gajos en corte vertical, los cuales serán más sencillos de manipular, ya que con solo un apretón con nuestros dedos, obtendremos una gran cantidad de jugo de cada cuarto de naranja.

Queda claro que para llevar adelante este proceso, solo hace falta un cuchillo filoso para hacer el corte de las frutas y de nuestras manos para exprimir cada porción.

  • Segundo truco: usar en el microondas.

No se trata de calentar las naranjas y mucho menos de cocinarlas, sino de aplicarles un poco de calor, unos 10 segundos, para lograr que la fruta nos provea de la mayor cantidad posible de zumo.

Bastará con poner las naranjas solo unos pocos segundos en el microondas, a media potencia; con ello se logra romper los alvéolos internos. De esta manera, sea cual sea el procedimiento para exprimirlas, obtendremos más jugo.

Con esta sencilla manipulación podemos asegurarnos hasta un 20% más del zumo de la fruta sin temores, ya que el ligero aumento de temperatura no atentará contra las propiedades vitamínicas y nutritivas de la naranja.

El proceso en el horno solo ablanda la pulpa y mejora la solubilidad del jugo en agua, sin afectar tampoco el sabor.

Es recomendable evitar aplicar este proceso a naranjas recién sacadas de la nevera, las cuales deben estar preferiblemente a temperatura ambiente.

Este truco es posible aplicarlo también a cítricos similares a la naranja como son la lima, el limón o el pomelo, de los cuales podremos sacar más beneficio poniéndolos unos segundos en el microondas.

  • Tercer truco: al escaldarlas, será posible ablandar las naranjas.

Escaldar es una herramienta de gran utilidad en la cocina. Consiste en dejar algún alimento en agua hirviendo por un corto tiempo. Al igual que con el uso del microondas, en este caso tampoco se trata de cocinar las naranjas.

Al escaldar las naranjas, se romperán los alvéolos internos y se ablandará la pulpa de la fruta, permitiendo un mayor drenaje del zumo al exprimirla. Esta técnica se complementa con un shock térmico de agua helada.

  • El proceso consiste en someter las naranjas a un pase por agua hirviendo entre 30 segundos y 3 minutos; todo dependerá de lo que buscamos obtener al aplicar este procedimiento culinario.
  • Una vez que ha transcurrido el tiempo que hemos dispuesto para el escaldado de las frutas, las retiramos del agua caliente.
  • Previamente hemos preparado un recipiente, lleno con agua y bastante hielo, en donde colocaremos las naranjas a medida que las vayamos sacando del agua hirviendo; de esto se trata el shock térmico.
  • Esperamos a que estén frías antes de exprimirlas.

Un extra que obtenemos al escaldar naranjas, mandarinas, limones o pomelos, es que sus cáscaras pierden amargor al contacto con el agua caliente y quedan ideales para la preparación de confituras y mermeladas.

  • Cuarto truco: hacer rodar la naranja.

Una forma práctica y muy sencilla de obtener un mayor porcentaje de zumo de nuestras naranjas cuando las exprimimos, pero carecemos de herramientas para hacerlo y solo disponemos de nuestras manos, es hacerlas rodar.

Antes de cortarlas, podemos hacerlas rodar 1 o 2 minutos en la encimera o sobre una mesa, haciendo algo de presión con nuestras manos; la realidad es que con ello conseguimos romper un poco la estructura interna de la fruta.

Como dato curioso, en Lerma, provincia de Burgos, se celebra la festividad de San Antón, ocasión en la cual se lleva a cabo un hecho que forma parte de una muy vieja y arraigada tradición: rodar la naranja.

Nadie sabe cuándo o dónde se originó esta actividad; lo cierto es que esta tradición también se ejecuta en Ampudia, Valoria del Alcor y Carrión de los Condes, en diferentes fechas y de maneras diversas.

Hay quienes afirman que tras conquistar Valencia, el Cid Campeador llega a Carrión de los Condes cargado de naranjas como ofrenda para sus hijas, doña Elvira y doña Sol. Al no hallarlas allí, con gran furia arroja las frutas a la eras.

Los niños se adueñan de las naranjas y, a manera de juego, las ruedan por el sitio, de donde nace la tradición de rodar las naranjas sobre la hierba de una era. Pero esta es solo una de las versiones del nacimiento de esta práctica.

Recomendamos

Ablandar silicona líquida

http://34.73.164.176/ablandar-silicona-liquida/

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.