ABLANDAR SALAME

Ablandar salame

Un bocadillo, una merienda o una cena acompañada de un plato a base de pastas o de ensaladas, nunca le hacen malos ojos a un buen salame. Este versátil embutido es excelente con verduras o en una opción muy frecuente: en guisos.

El proceso de elaboración del salame, como el de cualquier otro embutido, es largo y laborioso. Se utiliza básicamente una mezcla de carnes de vacuno y de cerdo que sazonada, y luego curada, permite prolongar su duración.

El curado puede hacerse salando, adobando, ahumando o secando la pieza, con lo que se logran una calidad óptima y una textura incomparable en el embutido; pero que pueden ser arruinadas por un proceso incorrecto de conservación.

Lo ideal es mantener el salame en un sitio fresco, donde no reciba la luz del sol; sin embargo, si no es posible lograr estas condiciones, la alternativa es  guardar el embutido curado en el frigorífico, aunque ello ocasione que se ponga duro.

Que un salame se endurezca no significa que se haya dañado. Algunos métodos permiten ablandar los embutidos aun después de haberse refrigerado; se logra que duren más tiempo y podemos alargar su consumo, manteniendo su sabor.

¿Cómo ablandar el salame?

El salami tiene la particularidad de endurecerse según pase el tiempo; mientras más tiempo pase, más duro habrá de ponerse. Ello ocurre porque el embutido tiende a perder la humedad inicial que tenía al ser elaborado.

Cortar un salame endurecido puede ser una tarea de esas que consideramos imposibles; en ocasiones ni el cuchillo más filoso es capaz de reducir una pieza de salame duro a tajadas que podamos comer.

Si nos encontramos en la situación en que no podemos cortar un salame debido a su dureza, solo tenemos que valernos de ciertos trucos que nos facilitarán la tarea y nos permitirán obtener un embutido suave y comestible.

En nuestra afanosa labor de rebanar un salame duro y muy curtido, podemos necesitar:

  • 1 copa de vino (tinto o blanco).
  • 1 taza de caldo de carne.
  • Agua.
  • Olla mediana con tapa.
  • Cuchillo.
  • Rebanadora eléctrica.
  • Mandolina rebanadora.
  • Horno de microondas.
  • Pinzas.
  • Toallas de papel.
  • Vaporera eléctrica.

Truco 1. Ablandando el salame en el horno de microondas

El horno de microondas es un electrodoméstico que puede ayudarnos a resolver muchas situaciones embarazosas que afrontamos en la cocina. Para ablandar el salame en este artefacto, procedemos de la siguiente manera:

  • Remojamos en agua a temperatura ambiente 3 toallas de papel y las enrollamos alrededor del salame, cuidando de envolverlo completamente.
  • Llevamos el salami envuelto al horno de microondas y a potencia media, lo sometemos a calor durante unos 3 minutos.
  • Comprobamos que el embutido se haya suavizado cortando un trozo de él. Si aún no tiene la suavidad que deseamos, lo llevamos de nuevo al microondas a potencia media; en esta ocasión, durante 2 minutos.
  • Una vez que el salame se haya ablandado, debemos consumirlo de inmediato. Si dejamos que se enfríe, volverá a tornarse duro.

Truco 2. Ablandar el salame a fuego lento en vino y caldo de carne

Tanto el vino como el caldo de carne devolverán al salame mucho de la humedad que ha perdido a causa del tiempo o por haber sido expuesto a refrigeración. Para ello solo tenemos que:

  • En una olla mediana, verter 1 taza de vino (blanco o tinto) y una taza de caldo de carne.
  • Hacemos hervir la mezcla de vino y caldo de carne.
  • Bajamos el fuego a medio bajo y agregamos el salame.
  • Cubrimos la olla con una tapa y permitimos que el salame se cocine a fuego lento entre 10 y 15 minutos.
  • Retiramos el salame de la olla y comprobamos su dureza cortando una lonja del embutido.
  • Si resulta que el salame aún esta duro, lo llevamos de nuevo a cocción en la misma mezcla de caldo y vino, en períodos de 5 minutos, hasta lograr que el embutido adquiera la suavidad que deseamos.
  • Servir aún caliente, para aprovechar la blandura que le ha imprimido el tiempo de cocción.

Truco 3. Ablandar el salame en la vaporera eléctrica

En la cocina moderna, la vaporera eléctrica es un utensilio de gran utilidad, que permite cocer la comida de una forma más sana que por otros medios. Verduras, carnes, pescados, arroces; todo resulta más fácil con este artefacto.

En esta ocasión, usaremos la vaporera para suavizar un salame que por alguna razón se nos ha endurecido, haciéndonos difícil el cortarlo y volviéndolo prácticamente incomible. Seguimos los pasos que se detallan a continuación:

  • Agregamos agua a la vaporera; la suficiente para lograr que el salame se ablande antes de que el líquido se seque.
  • Encendemos la vaporera y esperamos a que el agua llegue al punto de ebullición.
  • Bajamos a la mitad la temperatura de cocción de la vaporera e introducimos el salame.
  • Esperamos que el salame se cueza entre 20 y 25 minutos.
  • Monitoreamos la textura del salame una vez transcurrido el tiempo estimado para la cocción cortando un trozo de este.
  • Si aún se nos hace difícil cortar el embutido, lo devolvemos a la vaporera y lo cocemos entre 10 y 15 minutos más.
  • Una vez ablandado el salame, lo servimos aún caliente. Una vez frío, volverá a endurecerse.

Recomendaciones

  • En cada uno de los procesos en los que sometamos el salame al calor, debemos manejarlo con cuidado, pudiendo usar pinzas para su manipulación.
  • Para el rebanado del salame podemos usar una mandolina rebanadora, una rebanadora eléctrica o, lo más común, un cuchillo.
  • Es posible que algunos de los trucos para ablandar el salame cambien, además de su textura, su sabor.
  • El uso del horno de microondas requiere de cierta precaución. Debemos usarlo solo el tiempo necesario para ablandar la grasa interna del salame.
  • Hay que insistir en esto y es que no debemos perder de vista el hecho de que una vez que hayamos ablandado el salame, debemos comerlo antes de que se enfríe para evitar que se endurezca nuevamente.

Recomendamos

ABLANDAR GOMA

http://34.73.164.176/ablandar-goma/

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.