ABLANDAR UN COLCHÓN

Las actividades que desarrollamos durante el día exigen que, llegada la noche, el cuerpo descanse; el objeto es recuperar y renovar las energías perdidas, las cuales se incrementarán mientras más profundo sea el sueño.

Nuestro sueño puede ser discontinuo en esos momentos de descanso nocturno; diversos factores pueden causar su interrupción y entre ellos cuenta la mayor o menor dureza del colchón de nuestra cama.

Un colchón demasiado duro ejerce presión sobre cada parte de nuestro cuerpo que se apoya en su superficie; esta presión es a veces tan excesiva que, mientras dormimos, nos obliga a cambiar la postura en muchas ocasiones.

La calidad de nuestro sueño se torna de baja; cada movimiento que hacemos provoca la perturbación del sueño profundo, el que solo se logra en la fase REM (Rapid Eye Movement), la más reparadora al dormir.

Si un colchón demasiado duro provoca muchos cambios de posición, interrumpiendo la profundidad del sueño, un colchón demasiado blando produce un encajonamiento que limita los movimientos.

La opinión de los especialistas es que el colchón ideal no debe ser ni duro ni blando; así el cuerpo puede ejecutar ciertos movimientos que, dada la naturaleza activa del sueño, son necesarios aún mientras dormimos.

Cómo ablandar un colchón

Para ablandar un colchón duro podemos valernos de algunos métodos que lo hacen más fácil, puesto que para lograrlo hacen falta tiempo, voluntad, constancia y paciencia; no es labor de un  día para otro.

No todos tenemos la misma reacción ante un cochón a estrenar. Hay quienes ni siquiera lo notan y duermen plácidamente desde el primer día. A otras personas les cuesta un poco más.

Antes debemos considerar los siguientes aspectos:

  • Ablandar un colchón va a requerir de algo de tiempo (a veces más de lo estimado), y de paciencia.
  • El uso que le demos al colchón provocará el ablandamiento de los materiales con los que ha sido fabricado, haciendo de cada noche una mejor experiencia de sueño y descanso.
  • Si deseamos suavizar un colchón sin tener que esperar demasiado, hay recursos de los que podemos echar mano para adelantar el proceso.
  • No todos los colchones son iguales; ni es posible ablandarlos de la misma forma o en el mismo tiempo. Los períodos de adaptación varían de acuerdo con la calidad de los materiales con los que están hechos.
  • Si puestos en prácticas diferentes métodos para ablandar un colchón no tenemos resultados positivos, lo más conveniente es probar un nuevo colchón.
  • Rápida solución para un colchón duro.
  • En realidad, esta primera solución nada tiene que ver con ablandar el colchón, pero sí con hacerlo más cómodo mientras logramos suavizarlo.
  • La idea es colocar un topper o sobre colchón, especie de colchoneta de entre 6 y 12 centímetros de grosor.
  • Estos toppers cuentan con grados de dureza; así que podemos escoger el que torne más cómodo nuestro colchón nuevo.
  • Colocamos esta funda acolchada sobre el colchón para más comodidad y confortabilidad al acostarnos.
  • Debemos dejar respirar el colchón.
  • Una vez que tenemos el colchón nuevo en casa, queremos darle uso de inmediato. Sin embargo, es conveniente dejar que respire durante algún tiempo antes de vestirlo con ropa de cama o darle uso.
  • El tiempo recomendado para que el colchón tenga oportunidad de respirar: entre 24 y 48 horas, sobre todo si se trata de un cochón de látex.
  • Al respirar, el colchón absorberá oxígeno del aire circundante, lo que permitirá que se suavice con mayor celeridad antes de que lleguemos a usarlo.
  • Uso y más uso para ablandar el colchón.

El uso prolongado y repetido de nuestro colchón nuevo hará que pierda dureza y nos brinde un mejor sueño.

Debemos dormir en él cada noche; pero además, podemos darle uso en otras situaciones: mientras vemos televisión, cuando leemos o en tanto trabajamos en la portátil.

Ampliar al máximo el tiempo que estemos sobre este colchón duro hará que se ablande más rápido y que se adapte a nuestro cuerpo.

  • Algo de peso sobre el colchón permitirá ablandarlo.

Podemos optar por varias estrategias con las que aumentaremos la flexibilidad de los materiales componentes del colchón:

  • Si es de espuma viscoelástica, caminar suavemente con los pies unos minutos al día sobre él no le hará ningún daño.
  • Si el colchón es de muelles, lo recomendable es caminar sobre su superficie con pies y manos; de esa forma se evita desplazar o comprimir en exceso los muelles.
  • Colocar objetos pesados como cajas o libros y cambiarlos de sitio periódicamente, de tal forma que el peso se distribuya sobre el colchón.
  • Algo de calor suaviza un colchón endurecido.

Esta estrategia es recomendada cuando se trata de ablandar un colchón de goma viscoelástica, la cual es sensible a la temperatura ambiente. Solo hay que controlar y ajustar la temperatura de la habitación.

Unos pocos grados más de calor pueden establecer la diferencia entre un colchón duro y uno suave y flexible. Al absorber el calor, el colchón cederá y se amoldará a nuestro cuerpo más rápido.

  • El colchón de aire está muy duro.

No hay secretos para ablandar este tipo de colchón; con solo extraer algo de aire, ganará más flexibilidad y blandura.

Las Cruzadas, los árabes y el colchón en Europa

Acostumbramos colocar sobre nuestra cama una pieza flexible y acolchada que nos permite lograr un mejor sueño y recobrar fuerza y empuje para seguir adelante: el colchón; pero, ¿conocemos su historia?

No fue sino hasta el período de las Cruzadas cuando en Europa se comienza a usar colchones rellenos de lana, costumbre que se adopta de la práctica árabe de dormir sobre blandos y mullidos cojines.

Desde la introducción del colchón relleno en el continente europeo hasta nuestros días, muchos han sido los cambios que ha sufrido este objeto en cuanto a diseños y materiales para su fabricación.

Hoy es posible hallar colchones con diversos grados de dureza, útiles para satisfacer muchas necesidades relacionadas con el placer de un sueño reparador o con la salud de nuestro cuerpo.

Recomendamos

Ablandar salame

http://34.73.164.176/ablandar-salame/

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.