yuca-ablandar

Ablandar Yuca

ABLANDAR YUCA

El descubrimiento de Am√©rica constituy√≥ no solo una fuente de tesoros en piedras, minerales preciosos y perlas. La cocina europea, y a la larga tambi√©n la cocina mundial,  fueron invadidas con nuevos elementos enriquecedores.

Tomates, chiles, papas, cacao y maíz se cuentan entre los principales alimentos que cruzaron el océano para fundirse en la gastronomía y el deleite de países en donde hasta el S. XV eran totalmente desconocidos.

La yuca, que junto al ma√≠z form√≥ parte fundamental en el sustento diario de los pueblos abor√≠genes de Centro y Sudam√©rica, hace tambi√©n el viaje a tierras extra√Īas en todas las latitudes, y poco a poco gana espacio y aprecio.

yuca

Hoy por hoy, la yuca se despoja de su gruesa, le√Īosa e incomestible capa y junto con sus derivados, se ha hecho parte de recetas de comida en regiones antes impensadas, pero donde ha sido amplia y gratamente acogida.

Cocinar para ablandar la yuca

Como muchos alimentos de origen vegetal, la yuca no debe ser comida cruda; la mejor manera de ingerir este tubérculo es sometiéndolo a cocción, preferiblemente sancochado.

Acompa√Īada de una salsa o sirviendo como acompa√Īante de algunas preparaciones, la yuca resulta un alimento agradable, tanto por su textura como por su sabor; pero hay que conocer ciertos secretos para hacerlo bien. 

  1. Congelar la yuca antes de la cocción.

En mercados y tiendas de alimentos se consigue yuca ya semiprocesada; esto es, que ha sido pelada, cortada en trozos y congelada. En ciertos casos, se ha cortado longitudinalmente y se ha desprovisto de la vena que hay en su centro.

Ac√° nos referiremos a la yuca que podemos adquirir fresca, en estado natural y una buena forma de volverla blanda y con una textura excelente luego de cocida, es congel√°ndola. Solo tenemos que seguir estos pasos:

  1. Se lavan muy bien estas raíces, procurando sacar toda la tierra pegada a la cáscara.
  2. Una vez limpias, se cortan transversalmente en trozos de entre 8 y 10 centímetros de longitud.
  3. Se corta ahora cada trozo de manera longitudinal, obteniéndose 2 mitades de cada uno.
  4. Se enjuagan de nuevo un poco y se deja escurrir el agua.
  5. Se guardan los trozos de yuca en bolsas plásticas, se saca todo el aire posible de estas y se cierra de manera hermética.
  6. Se lleva al congelador por al menos unas 24 horas. Aunque de esta forma puede soportar muchos meses, manteniéndose en buen estado y fresca como el primer día.

Para cocinar esta yuca, podemos proceder de la forma siguiente:

  • Sacamos la yuca del refrigerador y esperamos a que se descongele.
  • En una olla, vertemos una cantidad suficiente de agua para cubrir toda la yuca que vamos a sancochar.
  • Llevamos la olla con el agua al fuego y esperamos a que hierva.
  • Cuando el agua comience a hervir, agregamos la yuca.
  • Ponemos algo de sal y dejamos cocinar entre 15 y 20 minutos. Podemos tantear la textura con un tenedor antes de transcurrido este tiempo a ver si ha ablandado.
  • Una vez que comprobamos que est√° cocida y ablandada, retiramos la olla del fuego y escurrimos el agua.

La yuca est√° lista para ser comida con una salsa, ensalada, queso, mantequilla, margarina o cualquier otro acompa√Īante que enriquezca su sabor.

  1. Asustar la yuca puede dar buenos resultados.

Para este método se siguen los mismos pasos descritos antes para deshacernos de la cáscara de la yuca. Luego de completado el proceso de limpiarlas y trocearlas, las llevamos directamente al fuego.

La yuca es un tubérculo que puede ser preparado y disfrutado de muchas maneras; en ocasiones, sancocharla y ablandarla representa el primer paso para la preparación de platillos derivados de este tubérculo.

¬ŅC√≥mo asustamos la yuca?:

  • En una cacerola, colocamos la yuca troceada.
  • Agregamos agua hasta cubrir totalmente todos los trozos de la ra√≠z.
  • Llevamos a la cacerola al fuego e iniciamos la cocci√≥n de la yuca.
  • Cuando el agua comience a hervir, la retiramos de la olla y ponemos en su lugar agua fr√≠a.
  • Dejamos cocer la yuca en el agua nueva a√Īadida, hasta que comprobemos que se ha ablandado
  1. Truco infalible: agregar a la cocción de la yuca un diente de ajo.
  • La realidad es que este es un truco conocido por muy pocos; sin embargo, ello no resta eficacia a su aplicaci√≥n. 
  • En caso de ser yuca fresca, se procede a lavar, pelar y trocear toda la yuca que vayamos a cocinar.
  • De ser yuca ya semiprocesada, se saca del envoltorio y se deja descongelar.
  • Se pone  a cocinar la yuca y al agua de la cocci√≥n se le agrega un diente de ajo.
  • Los resultados est√°n asegurados: yuca blanda y lista para ser ingerida o reservada para otro tipo de preparaci√≥n.
  1. Cocinar la yuca al vapor o al horno:
  • Rallamos la yuca a√ļn cruda haciendo uso de un rallador de queso.
  • La masa obtenida se envuelve en un trozo de tela, hacemos una bola y apretamos para escurrir el l√≠quido que contiene.
  • Escurrida, la masa se mezcla con ingredientes que sean de nuestro gusto; dado que resulta ser bastante pegajosa, no es necesario a√Īadir huevo a la preparaci√≥n.
  • Formamos bolas medianas que envolvemos en papel aluminio y cocinamos al horno o al vapor.
  • Si cocinamos al horno, lo hacemos durante no menos de 40 minutos; si lo hacemos al vapor, tendremos que cocinar la yuca por m√°s de una hora.
  1. Freír la yuca en hojuelas:
  • Se comienza friendo en una cazuela con un aceite a temperatura moderada, no muy caliente. Ello nos asegurar√° unas hojuelas de yuca bien cocidas.
  • Una vez que las hojuelas comienzan a dorarse, se retiran de la cazuela y se da m√°s calor al aceite.
  • Cuando el aceite haya alcanzado una alta temperatura, se ponen a terminar de fre√≠r las hojuelas de yuca hasta que observemos que se han dorado totalmente.
  • Se retiran de la cazuela y ya est√°n listas para servir de acompa√Īantes o consumir con alguna salsa.

Recomendamos

Ablandar Berenjenas

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.