CÓMO ABLANDAR ARCILLA BLANCA

“Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra” (Gen. 2:7). Y ese mismo polvo de la tierra del cual estaba hecho, lo empleó el hombre en su beneficio y construyó edificios y caminos; y fabricó utensilios y ornamentos.

 Desde los tiempos más remotos, el hombre ha usado en su provecho los frutos de la tierra y, junto con ellos, la tierra misma. Edificaciones diversas, enseres domésticos, herramientas, armas y mucho más, han surgido de la simple arcilla.

La salud y la estética también han formado parte de los destinos que la humanidad ha dedicado a este barro endurecido formado de silicatos de aluminio, bastante común en la corteza terrestre.

Una de las clasificaciones que admite la arcilla tiene que ver con el color. De acuerdo con este, la arcilla tiene uno u otro uso: desde la fabricación de objetos utilitarios hasta la sanación de ciertos padecimientos del ser humano.

Trucos para ablandar arcilla blanca

Las formas de ablandar arcilla blanca no difieren de las maneras como podemos hacerlo con otros tipos de este material. En esencia es solo un terrón de barro endurecido, que sometido a cierto nivel de humedad puede llegar a suavizarse.

Se conoce a la arcilla blanca también con el nombre de caolín y se le considera, entre todas, la más pura. Una vez ha sido lavada, es posible obtener de ella pastas caracterizadas por una gran blancura.

Dado que la arcilla blanca carece de la plasticidad que encontramos en otras, nunca es utilizada sola y suele ser usada en combinación con otras arcillas. Es muy refractaria y su blancura la hace ideal para la fabricación de porcelana.

Podemos ablandar arcilla blanca endurecida con simples trucos como:

  • Usando un rallador.
  • Golpeando y fragmentando un bloque endurecido.

Para poner en práctica estos procedimientos, vamos a necesitar de:

  • Cierta cantidad de agua.
  • Un rallador para queso.
  • Una cuchara pequeña.
  • Una taza mediana.
  • Una paleta (opcional).
  • Un cubo o balde.
  • Un mazo o martillo.
  • Un cedazo.
  • Un trozo de tela resistente (lona o jean).
  • Usar el rallador para ablandar la arcilla blanca

Al adquirir la arcilla en comercios especializados, generalmente la encontramos en paquetes que han sido sometidos a fuerte presión, con el objeto de que ocupen el menor espacio posible al momento de su almacenamiento.

La presión hace que se forme un bloque bastante duro el cual tendremos que reducir a trozos más pequeños, que resulten más cómodos y que nos faciliten la tarea de rallarlos.

Rallar la arcilla blanca es un procedimiento que pondremos en práctica cuando vayamos a llevar a cabo proyectos de trabajo que requieren solo de  cantidades pequeñas  de material, ya que el rallado del barro endurecido es algo exigente.

Los pasos a seguir para rallar la arcilla nos llevan a:

  • Reducir a trozos pequeños la arcilla, algo que podemos hacer con un mazo o con un martillo. Podemos fragmentar solo la cantidad que vayamos a usar en ese momento.
  • Tomamos uno de los fragmentos y lo rallamos, dejando caer el polvo en una taza mediana, adecuada a la cantidad de arcilla blanca que necesitemos.
  • Una vez que tengamos cierta cantidad de polvo de arcilla blanca y para evitar sorpresas al trabajar con la arcilla, la pasamos por un cedazo.
  • La idea es eliminar cualquier trozo grande que se haya desprendido del fragmento que estamos rallando.
  • Agregamos algo de agua y mezclamos con una cuchara pequeña.
  • Si nos satisfacen tanto la cantidad como la consistencia de la masa lograda, procedemos a iniciar nuestro proyecto.
  • De no ser así, agregamos el ingrediente faltante y seguimos trabajando la mezcla hasta obtener la masa de arcilla blanca deseada.

Si no vamos a usar la masa de arcilla de inmediato, lo mejor es resguardarla para evitar que pierda humedad y se endurezca de nuevo. Para ello:

  • Envolvemos la arcilla preparada en un paño húmedo.
  • La introducimos en una bolsa plástica de cierre hermético o en un recipiente plástico y tapamos bien.
  • Guardamos la arcilla en un lugar alejado de toda fuente de calor.
  • Golpear hasta fragmentar un bloque de arcilla blanca

Esta es otra manera de ablandar la arcilla, sea del color que sea. Se procede de la forma siguiente:

  • Se golpea el bloque de arcilla con un martillo o un mazo, hasta obtener trozos pequeños. Si no se va a usar todo, se fracciona solo la cantidad que se vaya a utilizar.
  • Se vierte agua en un  recipiente adecuado (un balde, puede ser), en una cantidad adecuada para cubrir completamente los trozos de arcilla.
  • Se Introducen en el agua los trozos de arcilla blanca, cuidando que esta cubra por completo la arcilla.
  • Se espera entre 2 o 3 días, tiempo en el que la arcilla se habrá asentado. Es posible que se forme moho; pero ello no dañará la arcilla. También es conveniente evitar remover o golpear la arcilla en esta etapa del proceso.
  • Pasados los 2 o 3 días, se podrá ver que la arcilla se ha transformado en una pasta y estará asentada en el fondo del recipiente.
  • Se puede usar una paleta o las manos para revolver la arcilla y mezclarla con el agua.
  • La mezcla se hace pasar por el cedazo, vaciándola en un envase limpio.
  • Después de haberla colado, debe esperarse a que se asiente de nuevo en el fondo del recipiente.
  • Una vez que se haya asentado de nuevo, se vierte el agua excedente.
  • En un lugar aireado y a la sombra, la pasta resultante se extiende sobre una superficie lisa cubierta con un trozo de lona o de jean para que escurra el exceso de agua que aún contiene.
  • En tanto la arcilla va desprendiéndose del agua excedente, se verifica su textura hasta comprobar que la masa de arcilla blanca está lista para ser usada.

Además de su uso en la cerámica, la arcilla blanca es considerada altamente medicinal y se cree que posee cualidades desintoxicantes, cicatrizantes y antibacterianas.

Su uso con fines estéticos es también bastante generalizado. Se cree que elimina impurezas y aclara manchas de la piel, es un regenerador celular y previene la resequedad del cutis.

Recomendamos

ABLANDAR NUECES

http://34.73.164.176/ablandar-nueces/

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.