CÓMO ABLANDAR ARCILLA DE SECADO AL AIRE

Cómo ablandar arcilla de secado al aire

El modelado no es un universo exclusivo de una determinada edad; así como tampoco lo es de una masa o pasta en particular. No se circunscribe a nuestros primeros años de escuela, ni a la labor que en su taller logra realizar un artista.

Tal vez fue el barro común lo que el ser humano usó en un  principio para realizar modelados de seres y objetos de su entorno; pero desde ese primer momento hasta hoy, mucha historia hay para contar.

El modelado forma parte del llamado mundo de las artes plásticas. Generalmente se refiere a la representación en tres dimensiones de cualquier elemento, en la que el hombre ha usado diversos materiales.

Madera, barro, bronce, metales preciosos, mármol, yeso y cera se pueden mencionar entre la materia usada para esculpir o modelar figuras; sin embargo, hay una que gana en relevancia por su simplicidad: la modesta arcilla.

Arcilla de secado al aire libre: ¿cómo ablandarla?

Como todo barro usado en la alfarería, la arcilla de secado al aire también se endurece bajo ciertas condiciones de uso y de almacenamiento. De allí que en ambas situaciones hay que ser muy cuidadosos para evitar su endurecimiento.

Los fabricantes de estas arcillas recomiendan amasarlas una vez que se sacan del envase y antes de usarlas. Se comienza amasando la parte que se va a utilizar y el resto se deja a buen abrigo, evitando a toda costa que se reseque.

Los objetos elaborados con arcilla de secado al aire no requieren de cocción; los ingredientes que forman parte de la composición esta arcilla son susceptibles de endurecerse como una piedra con solo estar expuestos a aire.

Si en algún momento se nos llegara a endurecer un lote de arcilla de secado al aire, solo debemos seguir procedimientos ya conocidos y usados en cualquiera de las arcillas de origen natural. Por ejemplo, podemos:

  • Ablandar la arcilla de secado al aire con agua.
  • En un recipiente limpio, disponemos agua suficiente para cubrir la arcilla.
  • Podemos sumergir la arcilla en trozos o, si no es muy grande el trozo, echarlo entero al agua.
  • Dejamos asentar la arcilla durante unos dos o tres días. Mientras se asienta, evitamos a toda costa removerla o sacudirla.
  • Si al revisar nuestra arcilla de secado al aire notamos que se ha transformado en una pasta y se ha acumulado en el fondo del recipiente, podemos asegurar que ya está lista para ser retirada.
  • Esparcimos la pasta de arcilla sacada del fondo del recipiente sobre una superficie lisa, expuesta al aire libre y que previamente hemos cubierto con un trozo de tela gruesa.
  • En lugar de la superficie lisa cubierta con tela, podemos usar una lámina de escayola. La idea es que la pasta de arcilla escurra el excedente de agua.
  • Para evitar la formación de irregularidades o ciertas piezas duras que pudieran trastornar nuestro trabajo, suavizamos la capa superior de la arcilla.
  • Monitoreamos varias veces al día la pasta de arcilla para prevenir que se seque demasiado y tengamos que comenzar de nuevo.
  • Un día debe ser suficiente para que nuestra arcilla de secado al aire expulse los excedentes de agua y se torne en una pasta firme, flexible y manipulable.
  • Ablandar la arcilla de secado al aire con un rallador.

Si acaso se trata de un proyecto de modelado pequeño y es poca la cantidad de arcilla que queremos ablandar, solo tenemos que hacer uso de un rallador. Para ello, debemos:

  • Con el rallador de cocina, en un recipiente adecuado, volvemos polvo el trozo de arcilla.
  • Una vez obtenido el polvo de arcilla de secado al aire, agregamos agua de acuerdo a la cantidad que hayamos rallado.
  • El agua la vamos agregando progresivamente, mientras vamos amasando y probando la consistencia de la masa de arcilla hasta lograr la textura apropiada.

Hay más de un tipo de arcilla

Aunque se habla en singular, la realidad es que la palabra arcilla comprende una gran variedad de barros naturales y otros, producto del ingenio del hombre y de materiales que permiten crear pastas similares a la arcilla natural.

De acuerdo con sus características y el destino o uso que se les da, nos encontramos con una primera clasificación de arcillas naturales:

  • Arcilla de alfarero.
  • Arcilla de gres.
  • Arcilla de ladrillos.
  • Arcilla refractaria.
  • Arcillas “ball clay” o de bola.
  • Bentonita.
  • Caolín.

Una segunda clasificación responde a las propiedades medicinales y embellecedoras de ciertas arcillas, en las que el color determina las cualidades y el uso curativo o estético de cada barro. Se puede hablar entonces de:

  • Arcilla blanca
  • Arcilla roja
  • Arcilla amarilla
  • Arcilla verde

La arcilla de secado al aire libre, aunque es un producto cien por ciento natural, no figura en ninguna de estas listas ya que es un material resultante de la mezcla de barro arcilloso con fibras de celulosa.

Esta arcilla podemos encontrarla en tiendas especializadas en la venta de productos para el arte, la cerámica y la alfarería; también es posible adquirirlas en algunas ferreterías que dedican espacio a este ramo.

Pero también podemos elaborar nuestra propia arcilla de secado al aire casera. Para ello solo tenemos que reunir algunos ingredientes que podemos hallar en la alacena y ponernos manos a la obra.

  • Ingredientes

Necesitaremos para la elaboración de la arcilla de secado al aire casera:

  • 2 tazas de bicarbonato de sodio
  • 1 taza de fécula de maíz (maicena).
  • 1 ¼ de taza de agua.
  • Procedimiento
  • En una taza limpia ponemos las 2 tazas de bicarbonato, agregamos la maicena y revolvemos para mezclar las sustancias sólidas.
  • Añadimos el agua de forma progresiva mientras mezclamos con una paleta o con la mano.
  • Cuando apreciemos que la masa tiene la textura apropiada, comenzamos a dar forma a la figura que tenemos en mente.
  • Si no la vamos a usar al momento, es preciso envolverla en papel film o guardarla en una bolsa plástica hermética y llevarla al refrigerador hasta el momento en que vayamos a darle uso.

Recomendamos

ABLANDAR SOBRECOSTILLA

http://34.73.164.176/ablandar-sobrecostilla/

2 comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.