Cómo ablandar carne de cerdo

La carne de cerdo es, por lo general, una especie cárnica blanda, suave, de fácil y, relativamente, rápida cocción; sobre todo, si la pieza para la preparación proviene de un cerdo de poca edad.

Hay ocasiones en las que no corremos con tanta suerte y nos topamos con partes de puerco a las que es preciso someter a procedimientos que permitan obtener un plato apetitoso, fácilmente masticable y no menos digerible.

Es en este tipo de situaciones cuando se hace preciso tener el conocimiento de cómo ablandar carne de cerdo para obtener un plato que nos permita lucirnos ante los comensales; sean estos nuestros familiares o un grupo de invitados.

Es sabido por todos que la carne de cerdo hay que cocinarla muy bien, puesto que puede ser portadora de parásitos, como la Trichinella, que pueden provocar la enfermedad conocida como triquinosis.

La carne de cerdo mal cocida también expone al ser humano al contagio con Taenia solium, causante de la cisticercosis.

Las medidas sanitarias y de control que se ponen en práctica en los criaderos de puercos hacen difícil que estos marranos se infecten con cualquiera de los dos parásitos descritos. Sin embargo, siempre hay que ser precavidos.

Contrario a lo que muchos piensan, la carne de cerdo proveniente de ambientes controlados es considerada más sana que la carne de ganado vacuno.

Especialistas en salud nutricional estiman que la grasa contenida en la carne porcina es menos saturada que la de res, por lo que su consumo no eleva los niveles de colesterol en la misma medida en que sí lo hacen otros tipos de carnes.

Formas de ablandar la carne de cerdo

Para evitar que el cerdo nos quede duro, gomoso o reseco, es conveniente aplicar técnicas con las que obtendremos deliciosos preparados en los que la carne, cocinada el tiempo preciso, resulta tierna, suave y realmente apetitosa.

Cuidado con el mazo ablandador

Hay una forma natural y tradicional de ablandar todo tipo de carnes, por lo que la de cerdo, cuando está dura, no es la excepción.

Esta forma consiste en golpear los trozos de carne con un martillo de cocina o, de una manera menos sofisticada, con una piedra. Con esto se busca romper las fibras que componen el músculo del pedazo de carne.

El punto negativo de este método es que la carne pierde gran parte de sus jugos. En el caso de que se golpee excesivamente, esta perderá mucho del sabor que la caracteriza.

Variantes del martillo ablandador de carnes son herramientas como un tenedor o un utensilio puntiagudo, los cuales se usan para pinchar la pieza de carne y obtener el mismo resultado: romper las fibras musculares.

En este caso, el trozo de carne tiende a conservar la sustancia y el sabor que le imprimen los jugos contenidos en él.

No importa la herramienta de la cual te valgas si obtienes los resultados esperados: una carne deliciosa, con más ternura, con mayor suavidad.

Sal y agua para un cerdo más blando

Si no tenemos lo necesario para preparar una marinada, una buena opción la representa la salmuera; hecha con ingredientes comunes en toda cocina, económicos y que mezclados, terminan siendo excelentes ablandadores.

  • Se llena un recipiente con suficiente agua.
  • Se le agrega sal y se remueve hasta disolver completamente.
  • Se coloca la carne en la salmuera, se cubre y se lleva al refrigerador.
  • Al cabo de algunas horas, se retira el cerdo del refrigerador y se procede a su preparación.
  • Un plus de esta forma de ablandar la carne es que favorece la retención de líquidos en la pieza de cerdo, por lo que dará como resultado una preparación más jugosa y de mejor textura.

Dos frutas que ablandan al cerdo más duro

La piña y la papaya contienen enzimas que actúan sobre las proteínas de la carne, degradándolas, haciendo que la carne más dura se torne en una pieza de suave textura, más masticable y más agradable al comerla.

Toda carne se compone de una serie de proteínas y de una sustancia proteínica que forma los tejidos cartilaginosos, conjuntivos y óseos; los dos primeros le imprimen cierta dureza al tejido cárnico.

La bromelina y la papaína, enzimas presentes en la piña y la papaya, respectivamente, harán de nuestro plato a base de cerdo una verdadera exquisitez, siempre y cuando se cuide el tiempo de su aplicación a la carne.

Para obtener los beneficios de la bromelina:

  • El jugo de piña o trozos de esta fruta se mezclan con la carne de cerdo.
  • Se deja reposar unos minutos (dejarlos mucho tiempo podría deshacer las fibras de la carne).
  • Se lava la carne y se adoba.
  • Ya está lista para ser cocida.

La papaína está presente en todas las partes de la planta de papaya, por lo que es posible aprovechar el fruto y las hojas.

  • Para usar la fruta, se procede de la misma manera que con la piña.
  • En cuanto a las hojas, se machacan un poco.
  • Se colocan sobre la carne durante unas dos horas.
  • Se lava la carne y se procede a su cocción luego de haberla adobado.

Otros procedimientos para ablandar la carne de cerdo antes de cocerla contemplan:

Aceite y vinagre:

  • Se prepara una mezcla de ambas sustancias, en una proporción similar (mitad y mitad).
  • Se unta, masajeando, la pieza de carne que se quiere ablandar.
  • Se deja reposar tres o cuatro horas (siempre es preciso tener en cuenta el peso del trozo de cerdo).
  • Culminado el tiempo, la carne estará lista para su preparación.

Leche y yogurt:

  • Se puede usar una u otro o se puede usar una mezcla de ambos.
  • Se coloca el cerdo en un recipiente.
  • Se agrega la leche, el yogurt o la mezcla de ambas sustancias.
  • Se deja macerar por un par de horas.
  • Después del tiempo de maceración, la carne se lava, se adoba y se lleva a cocción.

Una opción menos recomendable es hacer uso de un ablandador comercial. Estos traen en el empaque las instrucciones de uso, que varían según la marca y sus componentes.

¿Cómo ablandar la carne de cerdo? a mi manera.

A la hora de cocinar la carne de cerdo y que quede blanda los mejores métodos son a la parrilla, al horno o a la sartén.

Para que la carne de cerdo quede blanda a la parrilla, se debe colocar sobre una rejilla y a una distancia prudente de la llama, para que se cocine uniformemente. Si se quiere hornear, se coloca la carne en una placa y se introduce en el horno a una temperatura media. Para cocinarla a la sartén, se calienta un poco de aceite en la sartén a fuego medio-alto y se cocina la carne de cerdo hasta que esté dorada por ambos lados.

La manera de hacerlo va a depender de la época del año en la que nos encontremos. En invierno, es mejor hornear la carne de cerdo, ya que se cocinará de forma uniforme sin quemarse. En verano, la mejor manera de hacerla es a la parrilla, ya que el calor la hará quedar más jugosa.

A la sartén y al horno se pueden agregar otros ingredientes, tales como cebolla, ajo, tomate, etc., para darle más sabor a la carne.

Tenemos que tener cuidado con el énfasis en cocinar la carne y no quemarla, ya que esto podría dar un sabor desagradable. Podría quedar también más seca o dura.

A la parrilla se puede calentar con énfasis en un lado de la carne, para luego darle la vuelta y cocinarla por el otro lado. Tendremos que darnos cuenta que la carne antes de darle la vuelta esté cocinada por completo. Eso nos daremos cuenta que la carne está en su punto por que coge un color rojizo.

Al igual pasa a la hora de hornear y hacerlo en sartén la carne queda jugosa y de color rosado. Cuando está en su punto. Entonces es el momento de sacarla para poder ingerirla.

La distancia que se debe mantener en el momento de hacerla a la parrilla es de 5 a 7 cm de la llama.

La temperatura a la hora de hornear la que se aconseja es de 180 a 200 ºC.

Para agregarle sabor como bien he dicho antes, se pueden poner a la parrilla, hornear o cocinar en sartén, una variedad de vegetales. Estos como especias que también se pueden agregar son: cebolla, ajo, laurel, romero, tomillo, perejil. Que condimentarán la carne de cerdo y le darán un sabor exquisito, así como también acompañar con una salsa.

Si se decide hacerla en sartén el fuego se aconseja que sea medio-alto. La carne de cerdo se cocinará en unos 10 minutos.

Es bueno antes de ser cocinada que se salpimiente la carne de cerdo con sal, pimienta y un poco de aceite. Esto facilitará que la carne quede jugosa y no se pegue a la sartén.

Para evitar que quede seca es bueno agregar un poco de agua, cerveza o vino blanco a la sartén. También se puede hacer y dejar cocinar la carne de cerdo en una olla tapada.

La imaginación debe fluir en estos momento en los que depende de nosotros que nuestro plato de carne de cerdo quede jugoso, sabroso y sea un éxito.

Yo lo que suelo hacer antes es dejarla en marinada unas horas, con un poco de vino tinto, o una salsa de tomate, o incluso con una mezcla de aceite de oliva, vinagre balsámico, hierbas aromáticas, ajo y sal. De esta forma, la carne queda impregnada de sabores, y se cocina mucho mejor. El resultado es mucho más sabor y jugosidad.

Bueno espero que obtengáis un buen plato y que sea de gusto tuyo y de tus invitados.

Recomendamos

Ablandar plástico

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.