Cómo ablandar el enduído plástico

Entre la diversa gama de productos destinados a la corrección de desperfectos y deterioros en muros y otros objetos, se incluye el enduído plástico, el cual suele usarse antes de la pintura con la finalidad de suavizar las superficies.

Corresponde el enduído plástico al tipo de masillas al agua; de color blanco, se usa en la reparación de muebles, ventanas, puertas, columnas y paredes, en especial las ubicadas en espacios interiores.

Esta masilla, soluble en agua, se aplica generalmente en una o dos manos, con preferencia de esta última opción; luego de lo cual se lija para emparejar y alisar al máximo las superficies tratadas.

Puesto que es soluble en agua, el enduído plástico puede ser rebajado con una pequeña cantidad de este líquido, para darle mayor plasticidad y adecuarlo a las necesidades de la obra que se lleva a cabo.

Entre 5 y 8 horas, dependiendo de la temperatura y el espesor de la capa de material que se haya aplicado, bastan para que el enduído seque completamente, aun cuando mucho antes puede estar seco al tacto.

Una vez seco, puede ser tratado con lija para lograr mejores acabados.

Ablandar enduído plástico: ¿cómo?

El enduído plástico se caracteriza por ser una sustancia en cuya formulación se integran componentes pigmentarios sólidos y resinas acrílicas dispersas en agua, con una textura que lo hace especial para la función a la que se le destina.

En ciertos ambientes y en contacto con el aire, sometido a determinadas temperaturas, el enduído plástico tiende a perder humedad y, por tanto, a cobrar rigidez, a endurecerse.

Una vez que parte de los líquidos que forman parte del enduído se han evaporado, es momento de pensar en su recuperación para evitar que la pérdida sea total.

Tal como ocurre con las pinturas plásticas, la textura del enduído puede ser restaurada de una manera simple: añadiéndole un poco de agua. En caso que el endurecimiento haya ocurrido en el bote que lo contiene, procedemos así:

  • Añadimos un poco de agua al enduído contenido en el bote y mezclamos con una paleta o espátula.
  • Una vez que hemos homogeneizado la mezcla, la probamos aplicando una porción sobre una superficie adecuada para tal fin.
  • En caso de que la textura del enduído se mantenga más dura de lo que requerimos para trabajar, agregamos algo más de agua y volvemos a batir.
  • Lo hacemos de manera repetida y progresiva hasta lograr la textura adecuada para su aplicación.
  • Procuramos evitar añadir agua en exceso, puesto que un enduído extremadamente blando tampoco nos serviría para cubrir las grietas y las imperfecciones en la superficie que queremos reparar.

La hora de comprar un nuevo bote de enduído plástico

Algo que debemos tener presente a la hora de ablandar el enduído plástico es verificar que cualquier porción que por alguna razón se ha endurecido, debe conservar aún algo de la humedad original.

Generalmente ocurre que lo primero que se evapora es el agua contenida en el producto, resultando una mezcla pastosa, de difícil aplicación, en la que se combinan los restos de pigmentos sólidos con algo de resina.

Una vez que el enduído ha perdido toda la humedad y se ha endurecido totalmente, su recuperación es misión imposible. En estos casos, solo nos queda deshacernos de él y adquirir un bote nuevo del producto.

¿Por qué se seca en enduído plástico?

Hay una razón física para que el enduído plástico se seque y se endurezca. Recordemos que todo líquido sometido a una determinada temperatura acaba por evaporarse.

El enduído plástico tiene como vehículo solvente una base compuesta de agua y resinas, que fácilmente pueden volatilizarse cuando el producto no es manipulado de la manera correcta.

Veamos algunas razones por las que el enduído plástico puede perder humedad:

  • Dejamos abierto durante mucho tiempo el recipiente que lo contiene: mientras trabajamos en la restauración de una superficie, por comodidad mantenemos destapado el bote de enduído plástico.

El calor ambiental es más que suficiente para provocar la pérdida de líquido de nuestro sellador, induciendo la resequedad que lo hará endurecer.

  • Al guardar el enduído que ha sobrado de una labor, no cerramos herméticamente el envase: cualquier orificio que dejemos al tapar el recipiente contenedor permitirá evaporación y la fuga de líquido.
  • Almacenamos nuestro enduído en lugares inadecuados: puede ocurrir que al guardarlo, usado o no, lo hagamos en sitios calurosos, de altas temperaturas, expuestos al sol o cercanos a alguna fuente de calor.
  • Guardarlo en sitios húmedos: cuando el envase es metálico, puede provocar la corrosión del contenedor, generando huecos por los que pueden escapar los vapores y provocar el endurecimiento del producto.

¿Cómo mantener el enduído plástico en buen estado?

Para evitar que el enduído plástico pierda humedad y se endurezca, solo tenemos que seguir estas sencillas instrucciones:

  • Ante una tarea que realizar, si no requerimos de todo el enduído contenido en un envase, ponemos en un recipiente limpio solo la porción del producto que necesitamos.
  • Una vez separada la cantidad de enduído que vamos a usar en la reparación de una superficie, tapamos muy bien el envase original y lo guardamos en un lugar adecuado.
  • En caso de que necesitemos todo el contenido del bote de enduído, tomamos solo un poco de este para trabajar y lo ponemos en un envase limpio; el resto lo mantenemos tapado muy bien mientras trabajamos.
  • Cuando requiramos de más enduído, repetimos la operación: tomamos un poco y tapamos muy bien el envase original.
  • A la hora de almacenar el enduído plástico, debemos hacerlo en un lugar apropiado: fresco, seco, alejado de cualquier fuente de calor y fuera de la luz del sol.
  • Debemos cerciorarnos de que el envase quede cerrado de manera hermética, impidiendo cualquier tipo de evaporación de los componentes líquidos.
  • Antes de tapar el envase, es recomendable limpiar los bordes, de tal forma que la tapa ajuste de manera precisa y cierre de manera ajustada.

Además del enduído plástico, en el mercado de estos productos es posible hallar un enduído en polvo, el cual podemos preparar en las cantidades requeridas y en el momento en que lo necesitemos.

Recomendamos

Cómo ablandar los calamares

3 comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.