parmesano-duro-ablandar

Cómo ABLANDAR QUESO PARMESANO Duro

Cómo ablandar queso parmesano duro

Por la misma naturaleza de su fabricación, el queso parmesano forma parte de los quesos considerados duros, entre los que también destacan otros de gran calidad como el cheddar, el pecorino, el provolone y el emmental.

Características por las que reconocemos al queso parmesano son su color pajizo, rico sabor afrutado y la corteza amarilla natural, presentes en su versión original, el italiano Parmigiano Reggiano, y en versiones hechas en otros países.

La base para la elaboración de este inigualable queso parmesano duro es la leche cruda de vaca, la cual puede ser usada completamente desnatada o solo parcialmente sometida a este proceso.

parmesano

Formas de ablandar el queso parmesano duro

Hay dos razones por las que puede ser preciso ablandar un queso parmesano. La primera, que se haya endurecido de tal forma que sea muy difícil cortarlo o rallarlo. La otra razón es que se quiera fundir para usar en una receta culinaria.

  1. Ablandar queso parmesano que se ha endurecido en exceso

Hay factores que afectan la textura del queso, cualquiera que este sea. En primer lugar, el tiempo transcurrido desde su elaboración hasta el momento en que lo vamos a consumir.

La segunda razón por la que un queso se endurece hasta hacer difícil su manipulación, sea parmesano o de otro tipo, es la forma en la que lo hemos almacenado o mantenido guardado.

Es posible que un queso parmesano muy duro pueda ser cortado y rallado en un procesador de alimentos, sin importar su grado de dureza. Pero, si queremos ablandarlo y hacerlo fácil de manipular, podemos seguir 2 métodos.

  1. Primer método: envolverlo y guardarlo en un sitio fresco: para ello, procedemos de la forma siguiente:
  • Envolvemos nuestro queso parmesano en un paño limpio, húmedo y sin olor.
  • Una vez envuelto, lo guardamos en una bolsa hermética.
  • Antes de cerrar la bolsa, sacamos todo el aire contenido en ella, haciendo la presión necesaria.
  • Llevamos el queso a un sitio fresco y seco, que cuente con una temperatura de entre 12° y 18° centígrados por un lapso de 24 horas.
  • Transcurrido un día, el queso debe estar lo suficientemente blando como para ser rallado con un rallador común de cuatro lados o uno similar.
  1. Segundo método: ablandar el queso parmesano duro con un poco de vinagre, para lo cual solo tenemos que:
  • Tomamos una esponja nueva y cortamos una parte cuadrada de unos 2,5 cm.
  • El trozo de esponja lo remojamos en vinagre y exprimimos el excedente.
  • La esponja ya humedecida en vinagre la envolvemos en un trozo de gasa.
  • Colocamos la esponja envuelta en gasa en una bolsa con cierre hermético junto con el queso endurecido.
  • Antes de sellar la bolsa, haciendo algo de presión extraemos todo el aire contenido en ella.
  • Llevamos el queso al refrigerador por 2 días, al término de los cuales comprobamos la textura del queso.
  • De ser requerido, se impregna de nuevo la esponja con algo de vinagre y se deja en la nevera por 24 horas más.
  1. Derretir queso parmesano duro

El queso parmesano, en cualquiera de las formas que decidamos comerlo, siempre resultará una exquisitez con la cual obsequiar a nuestro paladar. Puede ser consumido en trozos pequeños para disfrutar en pleno su sabor.

El parmesano es un queso de grandes propiedades organolépticas, muy rico en calcio; habitualmente se consume rallado, esparcido sobre los platos de pastas cortas o largas, en las que sobresale su característico aroma. 

En lajas o escamas, se usa para realzar platos como carpaccios, ensaladas y otros similares. Pero hay una forma espectacular de ablandar y degustar un buen queso parmesano: derretido.

Para deleitarnos enteramente de las cualidades del parmesano es conveniente adquirir un queso de alta calidad. Generalmente estos se hallan enteros o en bloques, junto al mostrador de las delicatessen. 

Los quesos en latas expuestos en los mercados carecen de muchas de las cualidades de un queso en bloque; al ser procesados para evitar la formación de grumos, se hacen propensos a oponerse a la fusión.

  • Para fundir un queso parmesano, debemos permitir que alcance la temperatura del sitio donde lo vamos a procesar. Así estaremos acortando el tiempo necesario para que se derrita al ser expuesto al calor.

De exponerlo por tiempo muy prolongado al calor, su alto contenido de proteínas y su carencia de humedad harán que se transforme el algo gomoso; una vez cometido este error, no se puede revertir.

  • Rallamos el queso parmesano usando el lado fino del rallador; de esta forma estaremos promoviendo una fusión más rápida y un mejor resultado.
  • Si estamos preparando algún tipo de salsa o una base de queso parmesano, este debemos ir añadiéndolo en pequeñas cantidades, removiendo constantemente y a un mínimo de calor.
  • En una lasaña o en un pollo al queso parmesano, el queso debe ser espolvoreado durante los minutos finales de la cocción; así se derretirá sin asumir la desagradable consistencia gomosa que arruinaría nuestro plato.
  • Una manera de evitar que el queso parmesano adquiera la consistencia gomosa cuando lo sometemos al calor es mezclándolo con otros tipos de quesos como requesón o mozzarella, de contenidos más altos de humedad.
  • Es recomendable, además, cubrir el recipiente donde preparemos nuestro plato con papel aluminio; ello evitará la resequedad del queso parmesano. Se hacen aberturas al papel con un tenedor para dejar escapar el vapor.

Algunas recomendaciones para guardar y conservar el queso parmesano

El endurecimiento de cualquier tipo de queso puede ocurrir por errores que cometemos al guardar este producto que resulta ser de una delicadeza inimaginable. Por ello es conveniente:

  • Antes de guardar el queso parmesano en la nevera, envolverlo herméticamente en papel plástico; luego hacerlo en papel aluminio. Con ello evitamos que pierda humedad, que se endurezca y pierda propiedades.
  • Un queso parmesano muy duro puede recuperarse si lo cortamos en trozos pequeños y los añadimos a preparaciones con mucho líquido, como sopas o salsas.

Recomendamos

Ablandar Bizcocho Duro

http://34.73.164.176/ablandar-bizcocho-duro/

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.