queso-muy-duro-para-rallar-ablandar

Cómo ABLANDAR un QUESO muy DURO para RALLAR

CÓMO ABLANDAR UN QUESO MUY DURO PARA RALLAR

Cuando se trata de quesos, España puede considerarse un país privilegiado, con una producción que abarca más de 50 variedades, 32 de ellos cuentan con DOP (Denominaciones de Origen Protegidas) o IGP (Indicaciones Geográficas Protegidas).

Estas cifras colocan al país hispano entre los países que poseen la mayor variedad de este nutritivo derivado lácteo, en la que no pueden faltar los quesos duros, cuyas características los hacen óptimos para ser rallado. 

Para Isaac Fernández y Laura Martí, otros tipos de quesos españoles contemplan, de acuerdo primordialmente con la textura: frescos, blandos, semi blandos y semiduros; a estos se añaden los conocidos como quesos azules.

Ablandar un queso muy duro para rallar

Puede ocurrir que, por diversas circunstancias, cualquier tipo de queso llegue a endurecerse de tal manera que se vuelva difícil de ser manipulado y, por ende, de ser consumido.

Cortar un queso duro requiere hacerlo con un cuchillo que cuente con una hoja ancha, preferiblemente gruesa. Esta hoja debe ser humedecida con aceite o introducida en agua caliente para que absorba calor, antes de realizar el corte.

Hay ocasiones en que ni siquiera esta técnica es suficiente para trocear una porción de queso duro; por lo que hay que recurrir a métodos con los que poder lograr ablandarlo, hasta hacer posible rallarlo.

Ablandar queso muy duro para rallar en el microondas

Para ablandar un queso que se ha endurecido en exceso, podemos comenzar usando el horno de microondas. Sin embargo, debe tenerse el cuidado de no sobrepasar el tiempo; el queso puede derretirse y ya no será posible rallarlo.

  1. Procedemos cortándolo, como ya se advirtió, con un cuchillo filoso de hoja ancha y gruesa, humedecida con aceite o calentada con agua.
  2. Una vez obtenidos trozos de un tamaño conveniente, se colocan en un recipiente con tapa, adecuado al microondas.
  3. Se lleva el queso al horno durante unos 10 segundos.
  4. Transcurrido el tiempo dispuesto, se saca el queso del horno y esperamos a que se enfríe antes de rallarlo.
  5. Leche caliente para ablandar queso muy duro para rallar

La idea es devolverle al queso que se nos ha endurecido demasiado, algo de la textura inicial, la que tenía cuando lo adquirimos en la tienda. No queremos obtener un queso crema o fundido; solo necesitamos un queso para rallar.

Podemos reponerle a nuestro queso algo de la humedad y frescura que perdió guardado en la nevera o en otro ambiente. Para ello, vamos a usar leche caliente, procediendo de la siguiente manera:

  • Lo cortamos en un tamaño apropiado para introducirlo en una olla.
  • Cubrimos el queso totalmente con leche líquida.
  • Llevamos la olla con el queso a la estufa y calentamos hasta que la leche comience a hervir.
  • Retiramos el queso de la estufa y esperamos a que esté completamente frío.
  • La textura obtenida con este método debe ser la adecuada para usar el queso para rallar.

Si no hay leche, podemos usar agua caliente

Puede ser que no contemos con leche para ablandar el queso; en ese caso, la leche puede ser sustituida por agua, para lo cual se siguen los mismos pasos que se han descrito para ablandar el queso con leche líquida.

Envolver el queso en un paño empapado en vino blanco

En un queso muy duro este método puede dar resultados que no siempre satisfacen a quienes lo practican. Sin embargo, probarlo puede generarnos quesos disponibles para el rallado.

Hay que considerar que el tamaño de los trozos sometidos a esta técnica tampoco han de ser grandes en extremo. La idea es que el líquido penetre la masa del queso y logre imprimirle algo de blandura.

  • Procedemos entonces a cortar el queso en porciones discretas.
  • Cada porción la envolvemos en un paño embebido en vino blanco y la colocamos en un recipiente con tapa.
  • Llevamos el queso a la nevera y lo dejamos entre 8 y 10 horas, permitiendo que absorba el vino.
  • Si deseamos un queso más blando, repetimos el proceso.

En ocasiones, el remedio resulta peor que la enfermedad

Si bien es cierto que el refrigerador es el lugar indicado para guardar nuestro queso, no por ser el mejor sino por ser el menos malo, puede ocurrir que llegue a convertirse en su lugar de reposo eterno.

El ambiente dentro del refrigerador, una vez que se cierra la puerta, resulta frío y seco en extremo. Esto hace que el queso se vuelva duro, se reseque por la pérdida de humedad y termine agrietado, con un mal aspecto.

Una forma de evitar la pérdida de humedad y la subsiguiente transformación en roca de un trozo de queso, es guardarlo en un recipiente cerrado herméticamente.

Es conveniente también no prolongar mucho el tiempo que pueda pasar el queso en el refrigerador. Lo ideal es usar la existencia que tengamos guardada en la nevera en un período no muy largo de tiempo para evitar que se reseque.

¿Por qué el queso rallado?

En cualquiera de las formas, el queso no deja  de ser una delicia; muchos están dotados de sabores y aromas exquisitos, pudiendo comerse solos o acompañados de un poco de vino, frutas, pan; o lo que se nos ocurra.

Un queso rallado es más fácil de fundir para acompañar ciertas comidas; en estas condiciones, en queso se torna líquido, por lo que es posible que podamos cubrir con él diversos tipos de alimentos.

Muchas recetas exigen una decoración final en la que el queso duro rallado se erige como el principal ingrediente.

Destacan entre los quesos para rallar algunos de origen italiano, caracterizados por su dureza y granulosidad, excelentes acompañantes de platos como las pastas, el menestrón o las muy populares pizzas.

Generalmente los quesos duros para rallar son el producto de una presión mayor que la se aplica a otros y un lento proceso de maduración que permite, a su vez, obtener un producto con un bajo contenido de humedad.

Siempre valdrá la pena ablandar un queso muy duro para rallar y disfrutar de su buen sabor y el placer de los aromas combinados de los ingredientes de un rico plato en el que este queso esté presente.

Recomendamos

Ablandar Vacío

http://34.73.164.176/ablandar-vacio/

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.